Todos hemos tenido alguna vez esa sensación después de entrenar de no poder mas. Estamos cansados, agotados y pensamos que se nos ha ido de las manos. Esto es debido al sobreentrenamiento. Para evitar llegar al limite de nuestras fuerzas debemos nutrir al cuerpo de los alimentos adecuados.

Antes de realizar ejercicio debemos dotar al cuerpo de suficiente energía para mantener el ritmo por medio de hidratos de carbono. Los carbohidratos se convierten en glucosa, lo que significa energía rápida y eficaz para que el músculo no se vea en la necesidad de consumir grasa.

La proteína debemos ingerirla justo después del ejercicio, siendo también aconsejable consumir hidratos de carbono para que nos cueste menos recuperar el músculo para el próximo esfuerzo, recuperando sus reservas de glucógeno. Además, es mucho mejor consumir carbohidratos complejos de lenta absorción.

Hidratarnos es también importantísimo por que necesitamos mantener el equilibrio osmótico y eliminar las toxinas acumuladas a base de esfuerzo muscular. Debemos beber antes, durante y después del ejercicio.

Los estiramientos, de los que ya hablamos en otro post, son muy importante para que el músculo, además de relajarse, elimine mejor los residuos que puedan haber quedado de la actividad.

Por ultimo y quizás lo mas importante es descansar, si no descansamos es muy probable que el sobreentrenamiento nos afecte mucho antes.

Escribe un comentario:

*

Your email address will not be published.

   
     Copyright © Entrena Con Nosotros

Síguenos: