Si la semana pasado relatamos en un post los beneficios de salir a correr en ayunas, ahora nos centramos en los peligros, porque también los hay, sobre todo si cometemos excesos. Si completamos 50-60 minutos tranquilos, a intensidad moderada, nuestra salud no se resentirá pero si nos pasamos puede ocurrir lo siguiente:

– Una bajada de azúcar (hipoglucemia) puede sobrevenirnos en cualquier momento pero con el estómago vacío las posibilidades se multiplican.

– Si eres de los que te levantas con un hambre de lobo la opción de correr debes planteártela muy bien. La sensación de tener el estómago vacío no va a ser una buena compañera. Puedes probar a ingerir un café con azúcar para engañar al organismo. La cafeína, además, te aportará un plus que no vendrá nada mal.

– Si la intensidad del entrenamiento es superior a la debida, nuestro cuerpo acudirá a los tejidos musculares y perderemos aquello que tanto nos ha costado conseguir.

Escribe un comentario:

*

Your email address will not be published.

   
     Copyright © Entrena Con Nosotros

Síguenos: